Trabaja en los mejores supermercados de 2020 | Envía tu currículum

¿Quieres entrar a trabajar en un supermercado y no sabes cómo? Pues enhorabuena porque estás en la página correcta.

Conoce de forma rápida y sencilla cuáles son los mejores supermercados para enviar tu currículum, cómo hacerlo y cuánto vas a ganar. Y no solo eso, también podrás informarte de montones de cosas que te interesa saber… ¿cuáles son los puestos más demandados? ¿qué requisitos te van a pedir? ¿qué decir en la entrevista? ¿cómo realizar una inscripción perfecta? Empezamos.

Trabajar en Mercadona
Trabajar en Carrefour
Trabajar en Lidl
Trabajar en Condis
Trabajar en supermercado Día
Trabajar en Simply
Trabajar en Consum
Trabajar en Gadis
trabajar en Bonpreu

¿Consum? ¿Mercadona? ¿Día? ¿Qué supermercado elegir? Pues no lo dudes y elígelos todos. Al menos esa es nuestra recomendación. Puede que alguno de ellos te interese más, porque te has enterado por ahí de que pagan más, o porque está mas cerca de tu casa o tal vez porque te encantan sus magdalenas de su marca blanca y quieres que te hagan un descuento para poder comprar una caja. Nuestro consejo es que te decantes por todos, envía tu currículum en cada uno de ellos siguiendo nuestros consejos y calienta esas muñecas para pasar los productos por la caja. A mayor abanico de opciones, más probabilidad de que te llamen.

Puestos más demandados

Al tratarse de grandes empresas, el número de puestos vacantes es muy diverso y podemos encontrar ofertas de empleo para una gran variedad de categorías laborales, pero los puestos más demandados en 2020 son los siguientes.

Puesto de Cajer/a

Sin duda es el puesto que más nos viene a la cabeza cuando pensamos en trabajar en un supermercado. Cuántas veces nos hemos encontrado en una cola de gente que suspira irritada mientras la cajera pasa productos sin perder la paciencia. Pues a eso tendrás que acostumbrarte si optas por este puesto.

Trabajar en la caja de un supermercado a veces puede resultar una tarea estresante, es por ello por lo que para este puesto se valora de forma muy positiva la eficacia, la rapidez en el trabajo y el buen trato hacia el cliente, algo imprescindible cuando trabajamos de cara al público. Dominar la informática a nivel básico (word, excel, internet…) y tener un mínimo de experiencia también son factores que aunque no son imprescindibles si que son favorables y te pueden ayudar a conseguir el puesto.

Dependiente/a

Cuando un cliente pasa por caja ya ha comprado el producto, pero si trabajas como dependiente, eres tú eres quién tiene que conseguir que lo compre. Esta es la principal diferencia entre un cajero y un dependiente. Debido a esto, existen determinadas capacidades que se valoran de forma muy destacada para este trabajo, como son la capacidad de venta, el poder de persuasión, trabajar en equipo, la empatía y el don de gentes con los clientes. Disponer de conocimientos y de una buena formación en venta y en marketing, aunque no son imprescindible, también son muy recomendables y pueden marcar la diferencia a la hora de escalar puestos o conseguir una mejor remuneración. Los conocimientos en informática y la formación en prevención de riesgos laborales también suelen ser requisitos a valorar.

En cuanto a la experiencia, este no es un requisito obligatorio en todas las cadenas de supermercados. En algunas de ellas, como en Lidl o Caprabo por ejemplo, les interesa precisamente lo contrario, ya que de esta forma pueden formarte conforme a sus exigencias específicas en materia de ventas y así adaptarte mejor al puesto requerido.

Reponedor/a de productos.

La tarea de los reponedores resulta fundamental en un supermercado. Si obtienes este empleo, tu tarea será garantizar que no se vacían las estanterías y que todos los productos se encuentran en su correcto lugar. Es importante ser una persona responsable, meticulosa y organizada, y que además te encuentres en buen estado físico, para poder cargar con pesos elevados o manipular carretillas elevadoras o montacargas.

Mozo/a de almacén y logística

En este puesto te encargarás principalmente de la carga y descarga de productos y mercancías, así como de su almacenaje y organización para el trabajo. Tener conocimientos de informática, capacidad de trabajo en equipo y una actitud enérgica y activa son factores muy importantes para desempeñar este trabajo.

Las 7 ventajas de trabajar en un supermercado

o1. Mayor seguridad de empleo en tiempos de crisis.

Ante una crisis económica podrás empezar a recortarte en tus gastos, pero prescindir de ir al supermercado no te lo vas a plantear. Es lo que tienen los productos de primera necesidad, que siempre hacen falta, independientemente del estado de la economía. Tras el coronavirus ha quedado demostrado que lo que puede hacer una crisis, lejos de perjudicar a un supermercado, es aumentar sus beneficios. Trabaja en uno de ellos y surfea encima de la ola.

o2. Descuentos para empleados y familiares.

Son muchos los centros que ofrecen porcentajes de descuento en las compras de los empleados y sus familiares. No solo te permitirá ahorrar en tu cesta de la compra, sino que podrás hacerla al finalizar tu jornada, lo que sin duda te ahorrará mucho tiempo antes de llegar a casa, evitando tener que desplazarte a otros sitios.

o3. Un trabajo dinámico y de cara al público.

El contacto permanente con la gente mejora las habilidades sociales y permite sobrellevar mejor la jornada laboral. Las frías mesas de oficina en donde te sientas ocho horas delante de un ordenador no se parecen en nada al ambiente que reina en un supermercado, donde el trasiego de personas y el contacto humano harán que el tiempo se te pase sin apenas darte cuenta.

o4. Preocupados por tu salud.

Los grandes supermercados cuentan con planes de prevención de riesgos laborales muy desarrollados. A través de ellos, vigilan la salud de los trabajadores de forma periódica y además elaboran medidas de prevención para evitar posibles accidentes.

o5. Servicios de ayuda y asistencia para los empleados y sus familias.

Esto no es algo presente en todos los supermercados, pero si es algo frecuente. Hablamos de servicios como guarderías o asistencia jurídica y financiera, a los que podrás recurrir gratuitamente solo por pertenecer a la empresa.

o6. Compatibilidad entre trabajo y vida familiar

Al tratarse de plantillas grandes de trabajadores, los horarios de trabajo normalmente son rotativos y flexibles, algo que se agradece cuando tienes que cuidar de tus hijos, estás estudiando o tienes que cuidar a tu abuela.

o7. Desarrollo profesional en la empresa.

Los grandes supermercados ofrecen de forma recurrente jornadas de formación continua. Esto unido a la experiencia se traduce en oportunidades para acceder a otros puestos de la empresa e incluso en posibles ascensos, lo que siempre es un incentivo para estar motivado.

Un sector consolidado y con futuro

No sé a vosotros pero a mi mis abuelos siempre me decían lo mismo: “sácate unas oposiciones y vive tranquilo el resto de tu vida”. Si siguieran vivos creo que ahora me lo dirían pero cambiando la frase y sustituyéndo “sácate unas oposiciones” por “consigue un puesto en el Mercadona”.

Y es que visto lo visto tras la crisis sanitaria del coronavirus, más de uno pensaría que lo que realmente genera tranquilidad es tener un puesto en un supermercado. No solo por el sueldo y las condiciones, sino por la tranquilidad que aporta el trabajar en un sector que vende productos de primera necesidad, algo en lo que no se puede escatimar en cuanto a la economía se refiere, por mucha crisis que exista.

Si algo nos ha demostrado la crisis del coronavirus es que el sector de los supermercados no está en declive, en realidad todo lo contrario.

Las tasas de crecimiento de las principales referencias del sector, como Mercadona, Lidl o Carrefour, no han dejado de crecer, y el Estado de Alarma en España anunciado el pasado 9 de marzo de 2020 solo ha ocasionado un repunte en los beneficios de estas cadenas de distribución alimentaria.

Si tienes la intención de escoger un trabajo estable y duradero, trabajar en un supermercado es una opción muy inteligente. Porque podemos intentar ahorrar, pero el dinero que nos gastamos en los supermercados resulta imprescindible. Por muy mal que se pongan las cosas, comer hay que comer.

A pesar de que sus márgenes de beneficio sobre los productos vendidos son muy ajustados, su elevado volumen de ventas y su competitividad respecto al comercio tradicional, han convertido a estas empresas en verdaderos gigantes de la economía nacional.

¿Cuánto se gana en un supermercado?

En muchas ocasiones hemos oído hablar eso de que un cajero gana más que muchos titulados universitarios. Lógicamente no debemos creernos esta afirmación de forma tajante, pero que sea algo llamativo no significa que no sea verdad en muchas ocasiones, para disgusto de muchos universitarios.

Mercadona no solo es líder en ventas, también lo es si hablamos de sueldos. Para los puestos de cajas, reposición y venta, que son los más numerosos, el salario base anual que ofrece la cadena de Juan Roig es de 15.936 euros, algo que se incrementa trascurridos tres años o si asciendes a otro puesto mejor remunerado.

Un poco más abajo encontraríamos a Lidl, que se acerca a Mercadona y que ofrece un salario anual de 15.257 euros brutos. Supercor, propiedad del Corte Inglé,s sitúa esta cifra en 12.088 euros, con incrementos de entre el 1 y el 2% anuales. Y si buscamos en la cola de los supermercados donde menos se gana encontramos a Carrefour, que se mantiene a la cola y paga un salario base anual de 12.454 euros.

Requisitos para acceder a un puesto

¿Necesito el carnet de manipulador/a de alimentos?

Para trabajar en un supermercado suele ser necesario disponer de un certificado que acredite que has realizado un curso de manipulación de alimentos. Si ya lo has hecho en algún empleo anterior no olvides indicarlo en tu currículum, ya que puede ser un punto extra para que te llamen.

Si no lo tienes tampoco te preocupes, ya que los supermercados disponen de sus propios equipos de formación para cumplir estrictamente la normativa alimentaria y facilitarte este curso, por lo que no te tendrás que preocupar de nada.

Si decides obtenerlo para poder dejarlo indicado en tu currículum y así tener una pequeña ventaja en el proceso de selección, puedes informarte en la oficina de empleo de tu localidad o incluso realizarlo de forma online desde la tranquilidad de tu casa.

¿Es importante mi imagen para que me contraten?

La imagen que uno proyecte siempre es importante, y sobre todo en un trabajo centrado en la venta al público. La buena apariencia física siempre es un factor que se valora positivamente en cualquier trabajo, pero recuerda que lo más importante es la actitud. De nada sirve atraer todas las miradas si al hablar contigo resultas una persona estúpida o maleducada.

Tu mejor imagen siempre es tu actitud. Y en un supermercado el buen trato con los clientes es fundamental. Si eres una persona abierta, extrovertida, amable y a la que le gusta trabajar en equipo no tendrás ningún problema en encajar con la imagen que busca un supermercado de ti.

La disponibilidad necesaria para trabajar en un supermercado

Este es un requisito que depende de cada supermercado, en función de sus horarios de apertura y cierre, los días de la semana que abra y los turnos de trabajo establecidos. No obstante, al organizar las jornadas en turnos, en muchos establecimientos se dispone de cierta flexibilidad horaria que te permite adaptarte a tus circunstancias, si tienes niños o compaginas tu trabajo con los estudios.

¿Los estudios son necesarios?

En muchos casos no. Pero algunas empresas, como por ejemplo Mercadona, si que te exigirán que tengas realizada la ESO, por lo que conviene tenerlo en cuenta.

Otros requisitos que te podrían pedir

Existen otros requerimientos que te pueden solicitar y que varían en función del supermercado, como residir en la zona o adaptarte a un determinado horario. Por supuesto, ser mayor de edad y tener motivación y ganas de trabajar también suele ser requerido.